Envío Gratis a Península
Seleccionar página

Hygge es disfrutar de las cosas más simples de la vida, ésas que no tienen precio y que están al alcance de nuestras vidas cada día.

 

Se trata de la felicidad en las pequeñas cosas, ésas que a veces pasas por alto, pero que están en tu hogar, con tu familia y amigos.

Es un término danés que se pronuncia “hu-ga” y se trata de los placeres más sencillos de la vida, los que son gratis y acogedores; por ejemplo, sin ir más lejos, una buena taza de chocolate caliente repanchingaos en el sofá, después de un día de trabajo, en compañía de tu pareja o hijos.

 

Hygge es un estilo de vida.

 

hygge es disfrutar de los pequeños placeres de la vida

Hygge es un estilo de vida relajado y feliz, satisfecho con lo que se tiene y en paz con el mundo, agradecido por la familia y los amigos.

Es sonreír al ver una bella flor, deleitarse con su aroma y seguir de camino al trabajo o al gimnasio, montado en tu bicicleta disfrutando de los rayos del sol.

Usar ropa cómoda y calentita es un placer a veces poco valorado, pero que nos hace sentir fenomenal en una noche fría o un día lluvioso.

Ver y respirar la tranquilidad que emana tu hogar y sentir que de verdad has llegado a casa, que puedes quitarte los zapatos y ponerte el pijama para ver una película con palomitas.

Escuchar tu música favorita mientras ves el amanecer, poder levantarte tarde y tomar tu desayuno favorito en la mañana. Regar tus plantas, encender un incienso y hacer tus ejercicios de yoga mientras tu perro te mira con cara rara.

 

 

¿Cómo incorporar el hygge a tu vida?

 

El hygge está en tus decisiones, en la forma en que decides darle un nuevo sentido a tu entorno, uno mágico y encantador que te haga sentirte feliz y satisfecho.

El mundo de la decoración hygge está en tu creatividad para aportarle detalles únicos y peculiares a tu casa. No se trata de grandes diseñadores de interiores, sino de cómo tú creas tu hogar soñado, sin importar si éste es grande o pequeño; el secreto está en los detalles acogedores.

Por ejemplo, en el uso de madera y artículos reciclados; el hygge comparte una percepción ecológica de la vida, por lo que favorece los estilos cómodos y desenfadados.

 

¿Cómo crear una atmósfera hygge en mi hogar?

 

hygge es ideal para hacer una casa acogedora

 

El secreto de la felicidad está en sentirte feliz donde quiera que estés por el simple hecho de estar vivo y respirar, así que lleva esa armonía y agradecimiento a tu hogar.

Imprégnalo de una atmósfera cálida y acogedora, que cada vez que llegues a tu casa sientas alivio y felicidad, a continuación descubre las claves para lograrlo.

 

Colores.

 

Elige colores claros, como el blanco, beige, marrón, gris perla y tonos pasteles, como el rosa, lila o el menta.

Haz combinaciones de tonos y texturas, usa para las paredes fotos tuyas y de tus familiares o amigos que te recuerden buenos momentos. Usa fibras y telas naturales como algodón, lino o lana, y acompáñalo de tapetes y cojines para un toque más acogedor.

Proyecta con la combinación de colores hygge cómo te sientes o cómo te quieres sentir, recuerda que los colores impactan directamente nuestras emociones.

 

Muebles hygge, muebles con alma, sentimientos y estilo.

 

intenta decorar una casa con un mueble de madera reciclada

Una vez que has elegido los colores hygge para tu hogar, es momento de escoger muebles, y a ser posible, muebles con alma, sentimientos y estilo propios.

Crea o adquiere muebles que te permitan sentirte a gusto y relajado o relajada, muebles con texturas que te gusten y hagan sentirte feliz en cada ocasión que los uses.

Los muebles de madera o de elementos reciclados son una forma de darle un estilo hygge a tu hogar, pues estos muebles están llenos de historias.

Puede ser que tú mismo los fabriques, con el neumático que cambiaste de tu automóvil, con el palet que encontraste en el mercado y con el precioso mantel que heredaste de tu abuela.

Empresas ecológicas como ecólovy ya se dedican a la creación de muebles hygge, y de igual forma están llenos de historias y horas de dedicación y amor al crearlos.

 

Las plantas.

 

Rodear tu hogar con plantas le otorga automáticamente un estilo hygge, la vida de las plantas se impregna en las paredes de cada habitación.

Llena de frescura y tranquilidad la casa que habitas, identifícate con las plantas y flores con las que vives e incluso habla con ellas, aunque parezca de locos ayuda a que crezcan mejor.

Las plantas son indispensables, ya que van de la mano de ese sentimiento en beneficio de la naturaleza y el ecologismo que promueve el estilo hygge; además, lucen súper chulas.

La importancia de los detalles en el hygge es vital, puedes echar a volar tu imaginación creando tus propias macetas con artículos reciclados, como regaderas, carretillas o barreños.

El sentido de esto es aportar elementos que evoquen buenos momentos de nuestra vida en el día a día, y para ello no se necesitan fortunas o interioristas, se necesita de ti y tu espíritu creador.

 

Ilumina tu casa y hazla más hygge.

 

El objetivo del hygge es hacer nuestra casa única y especial, convertirla en nuestro refugio, en nuestro nidito de amor o de felicidad donde compartamos veladas con la familia y amigos.

Ilumina tu casa de forma acogedora, las velas aromáticas y las lámparas tenues dan un encanto especial a cualquier sitio. Y si tienes una chimenea, entonces disfrutarás del hygge exactamente igual que los daneses, impulsores de este estilo, maestros en el arte de disfrutar las pequeñas cosas de la vida.

La luz ilumina más que nuestros rostros, nos permite ver en los corazones y las almas de nuestros invitados, la luz romántica es ideal para veladas inolvidables. Echa a volar tu creatividad e ilumina tu casa de una forma original y personal.

 

Patios y jardines.

 

Si tienes la suerte de tener un patio o jardín en casa, crea tu propio mundo en él, crea tu espacio de ocio perfecto: para juntarte con tu gente o darte el lujazo de ponerte una hamaca y pegarte unas siestas tremendas.

Cuida tus plantas y flores, nada más chulo que plantar un árbol y verlo crecer poco a poco. Y si es un frutal, aún mejor, cuando dé frutos, éstos te van a saber a gloria bendita.

¿Y qué me dices de una barbacoa? Reunirte con amigos y familia en una noche de verano y compartir con ellos una cena con carne a la parrilla y vino en largas tertulias de historias y chistes. Eso ya es cinturón negro de hygge 🙂

 

Hygge está en ti y tus elecciones.

 

En pocas palabras, el hygge está en ti, en tus elecciones y forma de ver y vivir tu propia vida, está en elegir el bienestar propio, pero también en el de tu gente. Por eso hygge reside en el placer de las pequeñas cosas de la vida que no dañan al medio ambiente.

Inspírate para darle un toque hygge a tu hogar con estos muebles artesanales de ecólovy hechos de artículos reciclados.